Este Sistema Monetario está llegando a su Fin

La vida del Ser Humano en el Planeta Tierra solo es posible mediante un Nuevo Sistema Social, Económico, Político y Ambiental.

Es evidente que el actual sistema monetario, pero también social y cultural, está causando la ruina de la humanidad. Millones de personas en todo el mundo están trabajando fuertemente para transformar nuestras relaciones sociales y nuestras relaciones con el medio ambiente.

La vida no es un negocio. Nadie tiene el derecho de obligar a otras personas a pagar por su vida. Nadie en este mundo tiene el derecho de crear desigualdad entre los seres humanos, porque TODOS TENEMOS LOS MISMOS DERECHOS. Así las cosas, nadie vale más que otra persona, ni tiene derecho a ganar más dinero que otra persona, porque es solamente otro ser humano, nadie tiene la sangre azul.

Ciertamente, hemos de cambiar nuestra manera de pensar y de actuar, el sentido y el valor que damos a la vida y a las relaciones humanas y del hombre con la naturaleza.

Este sistema piramidal, de explotación, de segregación y exclusión social, ha creado en el mundo una distorsión de la naturaleza humana. Hemos de recuperar nuestra naturaleza. ¿Cómo?  Facilitando que todo ser humano tenga unas necesidades básicas cubiertas. ¿Y cuáles son esas necesidades básicas? Ser amados, incluidos y aceptados,

una meta que solo conseguiremos transformando el sistema de valores y por supuesto el sistema monetario, acciones que ya se están llevando a cabo ejemplarmente en muchos pueblos, ciudades y países, obviamente facilitando a las personas su integración social y su estabilidad económica.

Transformar un sistema en otro lleva tiempo, porque transformar valores, actitudes, comportamientos y estructuras de poder, pensando en el bienestar de 7.000 millones de personas, es una tarea compleja, pero ya hemos comenzado. Esperamos que en un futuro no muy lejano el hombre no necesite comprar su derecho de vivir, de realizarse como ser humano y que el dinero ya no exista más. Por lo pronto, sí nos hemos de plantear cómo transformar una economía que no ha sido pensada para el bienestar de la humanidad y en lo inmediato, construir y respaldar alternativas sociales y colectivas que aseguren trabajo y estabilidad económica a las familias.

Una interesante propuesta que nos proponemos resaltar con este artículo, es la diversificación sostenible de la producción local. Sabemos que este sistema piramidal que nos está matando se soporta en los negocios privados y por ello la influencia y poder de la banca y multinacionales. Pues bien, proponemos que cada pueblo y/o Ayuntamiento pueda diseñar concertadamente con su ciudadanía y con otros pueblos y ayuntamientos cercanos, una estrategia de diversificación de la producción local, en primera instancia para asegurar un puesto de trabajo a cada uno de sus ciudadanos que lo necesite y en segundo lugar para generar estabilidad económica local y sostenibilidad. Que el trabajo sea una estrategia colectiva de supervivencia y no el negocio de unos pocos y que se tenga derecho a ello.

Ahora bien, para estimular esta diversificación de la producción local se necesitan recursos y recursos es lo que hay, así es que hay que ir por ellos. Hemos de conseguir la abolición de los paraísos fiscales, la abolición de la práctica de especular con el dinero y la fiscalización a las grandes fortunas, para que sean estos dineros los que estimulen la economía. Hemos de conseguir que todo hombre y mujer sobre la tierra, tengan derecho a un trabajo digno y justo y para ello se han de repartir las ganancias. Los países emergentes tienen la obligación de ayudar a los países que lo necesitan. Ricos y poderosos han de distribuir su dinero, para su propio bien.

Transformar los valores y la economía mundial es una empresa gigante que empieza en casa, con la familia, los amigos, la comunidad y las administraciones locales, sin dejar de apoyar a las redes sociales y proyectos internacionales que nos benefician a todos. Si la humanidad supera esta crisis global de sistema, será porque ha creado otro sistema, un sistema humano y sostenible.

 

Con la intención de consolidar las prácticas orgánicas entre los beneficiarios, el calendario de talleres de abonos orgánicos y caldos biológicos se expandió en el tiempo con una frecuencia semanal, y una duración de cerca de 4 meses.

Eduardo Villarreal, presidente de la asociación AUAS y coordinador local del proyecto, es el capacitador en el área de agricultura orgánica y quien dicta los talleres de compostaje y manejo de lombrihumus.

Para acometer las prácticas agrarias con ciertas garantías, se encargaron el análisis de agua, suelo, y compost de casi la totalidad de los predios que iban a ser beneficiarios de las acciones. Para ello, se utilizó el servicio de análisis de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, el cual cuenta con muy buena reputación.

El objetivo que se buscó fue la capacitación de los agricultores en la fabricación autogestionaria de abonos orgánicos, para una producción agropecuaria no contaminante, fundamentada en la repetición continuada del mismo taller, pero con diferentes materiales y condiciones físicas definidas por cada uno de los 6 predios, y con unos materiales también diferenciados, según el aporte que cada propietario podía hacer para cumplir con los requisitos establecidos por el capacitador.

Por esta razón, surgieron diversas recetas para ejecutar la elaboración de abono orgánico:

Hernando: 6 bultos de boñiga de vaca; 15 bultos de pasto kikuyo, helecho y forraje; 2 bultos de gallinaza seca; 5kg. Ceniza; 5kg. De cal dolomita y 3 litros de EM.

Luis: 10 bultos de boñiga de vaca; 25 bultos de hojarasca; 4 lonadas de tamo de fríjol; 4 lonadas de material vegetal variado; 4kg. De cal dolomita y 2kg. De ceniza.

Antonio: 3 bultos de gallinaza seca; ½ bulto de gallinaza seca; 2 bultos de caprinaza; 12 lonadas de hoja de roble; 4 lonadas de forraje; 10kg. De calfos; 4kg. De fosforita; 6kg. De ceniza; 2kg. De cal dolomita.

El taller de abono orgánico resalta la fácil y rápida descomposición de la materia orgánica ayudado por la utilización microorganismos descomponedores benéficos (EM), los cuales aceleran el proceso de fragmentación de la materia orgánica, con ayuda de factores como el oxígeno. Una vez todos los elementos han sido apilados en capas, cada una de ellas espolvoreadas con EM, se deja reposar. Las bacterias son las encargadas de transformar el contenido de la pila en humus orgánico.

La plantación de vegetales y hortalizas sobre este humus es una garantía para poder disponer de todos los elementos mayores y menores que precisan las plantas para su desarrollo y crecimiento. A su vez, el humus mejora el drenaje, la estructura y la permeabilidad del suelo, convirtiéndolo en un soporte básico para la agricultura orgánica.

Proyecto Catalunya –  Colombia: Personas y Medio Ambiente

Para este año 2010, la Asociación de Naturalistes de Girona y Teixidors de Xarxes avanzan con el desarrollo de la tercera fase del proyecto de cooperación, Catalunya-Colombia, iniciado en el 2004, con el objeto de construir con las comunidades campesinas de minifundio de los Andes Ecuatoriales, las condiciones socio ambientales que permitan a estas familias y a la región, un desarrollo humano sostenible que ofrezca estabilidad económica, seguridad alimentaria, cohesión social, protección y recuperación de recursos naturales.

Con el objeto de apoyar el desarrollo de esta segunda fase del proyecto: “Pactos y Acciones Socio ambientales por un Desarrollo Campesino Sustentable en Tinjacá: Cultura del Agua”, se desplazará a Tinjacá, Colombia un equipo de socios – voluntarios de Teixidors de Xarxes. Hugo Plazas, director del proyecto ya ha viajado y en estos momentos avanza con toda la gestión local para garantizar el éxito total de esta tarea ya emprendida. (Aparece en la foto a la derecha)

“La migración campesina a las ciudades solo puede detenerse si creamos las condiciones para que las familias que aun viven del campo no lo abandonen por la falta de recursos y de condiciones que favorezcan su estabilidad allí.

La migración de familias y de campesinos a las ciudades en Colombia, solo crea desarraigo y sufrimiento para ellos mismos, porque las ciudades no están capacitadas para dar trabajo a las miles de personas que a diario arriban.

Las personas y familias campesinas que abandonan los campos pierden su identidad, su cultura y tradiciones. Una cultura que hemos de preservar hoy mas que nunca, porque los monopolios del alimento nos han convertido a casi todos los seres humanos en seres dependientes y analfabetos de quizás, la más imprescindible de las necesidades humanas, el alimento”.

Ventana Agro Turismo Sostenible:

Municipio de Tinjacá, Boyacá, Colombia, Sur América.

Desde el año 2004, la Associació de Naturalistes de Girona, la Fundación Casa de Teja y Teixidors de Xarxes, han venido apoyando las condiciones para que Tinjacá, se consolide como uno de los municipios turísticos sostenibles más apreciados en la región.

Tinjacá, en la región del Alto Ricaurte, Boyacá, fue poblado indígena y vivienda de importantes caciques independientes del Reino Muisca. Con el mejor clima de Colombia, tibio y seco, acoge al turista respetuoso de su entorno y cultura y comparte sus valores y tradiciones.

Ubicación: Tunja: 50 Km – Chiquinquirá 25 Km.Bogotá: 150 Km.

Altura: 2.100 – 2.800 msnm

Descripción y Recursos Naturales:

Montañas y valles de laderas frescas y fértiles vegas. Bosques nativos de robles, alisos, agraz, ruques, gaques, encenillo, conservo, corono, etc., en las laderas desde 2.300 msnm peña arriba, nacimientos de agua, arroyos y quebradas que conforman la micro cuenca del Río Funza.

Fauna silvestre: Ardillas, faras, comadrejas, armadillos y casi extintos: zorros. Aves de gran diversidad de especies como lechuzas, guacharacas, toches, gavilanes, torcasas, perdices, carpinteros, cucaracheros y muchos otras.

Población y Cultura:

Tinjacá cuenta con una población aproximada de 3.000 habitantes, casi todos campesinos de minifundio, herederos de una cultura indígena transformada con la presencia de los conquistadores españoles.

Son familias que viven de la agricultura de subsistencia, de la ganadería de estaca y del cuidado de otras especies menores como gallinas, ovejas, cerdos, conejos, avejas, etc.

Las costumbres, creencias, organización social y familiar, modos de producción, música y baile, corresponden a la cultura mestiza del altiplano cundiboyasence y como toda cultura en movimiento, en estos últimos años viene incorporando a su diaria cotidianidad responsabilidades y compromisos sostenibles.

Artesanía:

En fique, lana, madera, tagua, esparto, caña, bejuco y lana, elaborando toda clase de objetos útiles y decorativos como lazos, mochilas, capoteras, bolsos, lámparas, cestería diversa, tejidos, talla, ebanistería, etc.

Música y bailes tradicionales:

Tradicionalmente se han utilizado el tiple, la bandola y la guitarra, para cantar coplas y tocar ritmos como Rumba Criolla, Bambuco, Guavina, Torbellinos y muchos otros. Hoy en día la música más popular es la llamada “Carranguera”. Tinjacá cuenta con dos grupos musicales: Canto Sonoro y Carranga Show.

Producción Agrícola:

Trigo, patata, maíz, fríjol, arveja, habas, legumbres y hortalizas, una gran variedad de frutas como la curuba, mora, lulo, guayaba, feijoa, uchuva, durazno, maracuyá, agráz silvestre, entre otras  y la mejor miel de la región.

Arquitectura:

La arquitectura tradicional campesina utiliza materiales locales como madera, barro y paja para construir casas de bareque y adobe.

Ver más detalles en Guía: Tinjacá “Cercado del Poderoso Varón”

Ofertas Turísticas:

Este apartado incluirá Itinerarios y paseos por la región, hostales y Agro turismo, Comercio Justo, precios y detalle de ofertas en la región.